Javier Campano

16 abril, 2012 — Fotografía1 Comentario

Desde mediados de los años 70 Javier Campano viene realizando una obra en conjunto, que compone una sola y abierta serie, ya que sus trabajos, desde sus inicios, responden a unos planteamientos y a una estética inalterable, en los que ni siquiera la inclusión del color ha variado sustancialmente la percepción que de él tenemos. Lugares de todo el mundo, calles, hoteles, habitaciones y ventanas, escaparates, todo lo que ha atraído una mirada curiosa por lo intranscendente, por casi todo aquello que la gran mayoría no se detiene a mirar e incluso desperdicia.

Una sombra proyectada en la pared, un avión simbólicamente atrapado en unos cables de alta tensión, juegos de una mirada tranquila que no busca narrar, que no ofrece símbolos ni metáforas, que no se plantea alteraciones ni transformaciones de la realidad, ni mucho menos la juzga o la valora. Para Campano parece que nada cambia, de hecho la mayor influencia que podemos apreciar en sus imágenes es la de la street photography norteamericana. Elementos que se repiten en sus fotografías son, además del paisaje urbano a ras de suelo o en sus azoteas y skylines, las lámparas, las cortinas, los coches, letreros, puertas, objetos que conforman un paisaje elegido por un artista errante, viajero permanente incluso en su propia ciudad, que hace de la habitación de un hotel un lugar privilegiado para su trabajo.

Todas sus fotografías nos hablan de una vivencia personal, pero no busquemos ni una gota de trascendentalismo, porque Campano tiene mucho de protagonista de novela de serie B, en una narración personal en la que el vaso, medio vacío, y el humo del cigarrillo, inextinguible, elevándose, mantienen el nivel de la situación.

Sus imágenes han sido realizadas en viajes, dijéramos que en un movimiento continuo, pero sin embargo, ninguna de ellas marca un lugar destacado, un monumento, un monumento significativo, sino que muestran una melancolía sin denominación de origen, ese tono de soledad que acompaña siempre al auténtico viajero, solitario y silencioso observador de un entorno que viene a ser similar en cualquier lugar, a través de cualquier ventana de cualquier hotel del mundo. Un misterio vital, un silencio y una eterna melancolía dominan unas composiciones con un estudio geométrico de los elementos y con una estructura nada casual, usando los ejes de los edificios, los puntos de fuga de las calles, como líneas de un pentagrama sobre el que se escribe unas notas musicales sueltas.

* Textos extraídos del libro “100 Fotógrafos españoles” de Exit

Jit: The Moldy Peaches – Anyone Else But You

1 comentario en Javier Campano

  1. V Bienal de Arte Contemporáneo de la Fundación ONCE : Somos Chueca – Salesas dijo el 24 mayo, 2014 a las 17:56:

    [...] 56 por ciento con discapacidad: Marina Abramovic, Carlos Aires, Ángel Baltasar, Miquel Barceló, Javier Campano, Daniel y José María Cano, Daniel Canogar, Pedro Castrortega, Angélica Dass, Sergio de Luz, [...]

Deja tu comentario